5 dic. 2012

Algunos problemas inevitables

Hace ya un tiempo que no había noticias de mi libro y con muchas razones, enloquecí por el...

Bien, supongo que comenzare por el principio, a comienzos de noviembre, ya lo tenia maquetado en lo que yo consideraba, perfecto; lo único que me restaba era hacer una ultima revisión y corrección; fue en este momento en el que leyendo me di cuenta que algo andaba mal, la narración omnipresente. En el pasado este tipo de maneras narrativas me servían bastante bien para ondar en los sucesos tanto pasado como presente, lamentablemente, sentí a los personajes un poco planos. Ahriman Meester, protagonista de la serie en muchos casos, es literalmente un perturbado, su pasado, su propio odio por su hermano y en gran medida por el trabajo que su padre le ha encomendado a su muerte, aunque se notaba aquello en los diálogos  la narración no ayudaba en nada. Fue allí cuando supe que esto no dejaba ver este lado del personaje y solo lo hacia ver como un demente en busca de sangre, así que decidí a ultimo momento, cambiar la narración a primera persona, en esta ultima oportunidad, la narración se mueve entre Enoc, Yaser Draven y Ahriman Meester este ultimo en mayor medida, quizás y aun lo estoy meditando, un capitulo pequeño se mueva solo en los pensamientos de Laina Helstein, personaje femenino que juega un punto fundamental para la historia de Yaser, entre su pasado, presente y en lo que se convertirá. Me encantaría introducirme mucho mas en esta parte de este personaje pero seria irremediablemente, dar demasiados spoilers.

Es por esta razón por la cual me veo en la necesidad de aplazar (lo se, lo se, no me crucifiquen) hasta nuevo aviso la salida de la novela, que con los cambios efectuados, deberé volver a realizar algunos papeleos burocráticos que espero no me tomen mas allá del mes de Enero, estoy dispuesta a terminar de corregir el libro antes de los primeros días de enero en su totalidad. Espero poder. Sera hasta entonces cuando podre comenzar algunas cosillas que ya he comenzado a bosquejar por allí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario